Almohada Royal Slim Látex Talalay Dunlopillo

116,00 €
Impuestos incluidos

Núcleo de látex Talalay 100% Altura de la almohada 16,5 cm

Medidas
Cantidad
In Stock

 

Pago seguro (Haga sus compras con total confianza, mediante redsys o transferencia bancaria).

 

Transporte de confianza (Reciba cómodamente los productos en su casa o venga a recogerlos a nuestra tienda).

 

Atención al cliente (No dude en ponerse en contacto con nosotros. Le atenderemos en lo que necesite).

El látex es una suspensión de partículas del caucho en el agua. Su recolección se consigue del árbol Hevea Brasilensis
al hacer incisiones angulares en la corteza en forma de V, proceso denominado ‘sangrado’. Detrás de la corteza existen
unos vasos por donde fl uye el látex, al hacerle un mínimo corte mana el látex hacia fuera. Un árbol puede dar látex
durante más de 15 años.

El método talalay es el sistema más sofi sticado de fabricación de colchones de látex.

Existen dos sistemas de fabricación de colchones de látex:
Sistema Dunlop o Estándar, inventado en 1929 por el
físico E.A. Murphy investigador de Dunlopillo. Su proceso
consiste en mezclar el látex con aire y después aumentar
su temperatura entre 100° y 115°, con lo que se vulcaniza,
consiguiendo la espuma de látex. En la mezcla que se
utiliza para su fabricación puede usarse un alto porcentaje
de látex natural (látex Dunlop) o por el contrario usar únicamente
látex sintético (látex Estándar).

Sistema Talalay, desarrollado por Joseph Anton Talalay
en 1956. Este proceso supone una evolución del primero
partiendo de la misma materia prima, el látex. Se trata de
un proceso más elaborado en el que se manipula el látex
antes de la vulcanización para mejorar las magnífi cas
cualidades naturales del látex con lo que conseguimos un
látex de mayor calidad para el descanso: más transpirable,
más poroso, más adaptable, más elástico, más suave, más
duradero, más natural, más saludable.

¿Qué principales cualidades destacan al látex Talalay sobre otras espumaciones?

Más Transpiración: al tener una célula natural abierta, de
mayor tamaño gracias al proceso Talalay, el aire circula lateralmente
con mayor facilidad posibilitando mantener la
temperatura corporal estable durante el descanso.
Más Adaptabilidad: la suavidad del látex Talalay es esencial
para evitar puntos de presión sobre nuestra circulación
sanguínea y sobre nuestros huesos, con ello conseguiremos
cambiar menos de postura y por tanto conseguir un
sueño más profundo.
Más Elasticidad: gracias a la estructura interna del látex
Talalay, el colchón reacciona a nuestros movimientos ayudándonos
a cambiar de postura con mínimo esfuerzo y
proporcionándonos instantáneamente la misma sensación
de confort que teníamos antes de movernos.
Más Naturalidad: los colchones de látex Talalay tienen
entre el 70 y 80 % de látex natural que favorecen el rendimiento
y durabilidad del núcleo.
Más Higiene: gracias a las propiedades antibacteríanas
y fungicidas, naturales en el látex Talalay, los ácaros no
encuentran alimento y perecen.
Más Durabilidad: el látex Talalay, gracias al diseño de su
estructura interna, mantiene todas sus características y
propiedades físicas para el descanso inalteradas durante
más tiempo.

Los nueve pasos del proceso Talalay son esenciales para conseguir sus excelentes cualidades
Mezcla: látex y aire se añaden en un espumador continuo que creará una mezcla más densa con burbuja.
Llenado del molde: llenado parcial, cerrado y extracción del aire para que la mezcla ocupe todo el molde y expanda su célula.
Congelado: obtenemos la estructura de célula abierta microperforando las membranas que separan las células.
Inyección CO2: consolidamos la estructura de célula abierta y estabilizamos el núcleo.
Vulcanización: a 115ºC conseguimos transformar el estado líquido del látex en espumación de látex.
Enfriamiento: para retirar el núcleo del molde se reduce la temperatura 30ºC.
Lavado: 5 procesos de lavado con agua presión que eliminan residuos generados por las reacciones térmicas.
Post-vulcanización: a 100 ºC para secar el núcleo y consolidar las reacciones producidas.
Control de calidad: se comprueba el nivel de fi rmeza en 9 zonas del núcleo para asegurar un confort óptimo.